Capellán Francisco Gregorio de Salas, en el siglo XVIII:
"Espíritu desunido anima a los extremeños;
jamás entran en empeños ni quieren tomar partido;
cada cual en sí metido y contento en su rincón, huyen de toda instrucción;
y aunque es grande su viveza, vienen a ser, por pereza, los indios de la nación."


Decir emigración es hablar de Extremadura, pero es también hablar de Andalucía, Galicia o Castilla la Mancha. Decir emigración es reconocer que las condiciones de vida eran penosas, y que era necesario mejorar, aventurándose en zonas más prósperas donde los trabajadores poco cualificados pudieran aspirar a una remuneración digna. Emigraba el cabeza de familia y, en ocasiones, también el cónyuge y los hijos, y los extremeños lo hicieron masivamente en la década de los 50, 60 y 70. Madrid, Barcelona y Vizcaya y, más adelante, "el extranjero" (Alemania, Francia, Suisa, Holanda) fueron los puntos de destino, y las zonas más desfavorecidas de la España desfavorecida sufrieron un verdadero expolio en su población. Las cifras no dejan de sorprendernos: localidades como Alía perdieron 1920 habitantes entre los años 56-60 (un 45-50 % del total), y el resto de los términos se vieron drásticamente diezmados con cifras de despoblación comprendidas entre el 10 y el 35 %.

Sin embargo, la explicación de este masivo grupo de personas fluyendo hacia los núcleos urbanos en desarrollo no estuvo regido únicamente por criterios económicos: el afán de incrementar en el nivel cultural ofreciendo unas mayores oportunidades al futuro de los hijos, y el descrédito que poco a poco fue sufriendo el campo, ayudaron a decidirse a muchos agricultores y ganaderos a coger las maletas para buscar "mejores vientos".

El efecto de la emigración en la comarca resulta muy patente en tres momentos del año: Semana Santa, vacaciones estivales, y Fiestas de Navidad. Durante estos períodos nos sorprenderemos con lo que son verdaderamente estos pueblos: calles llenas, vehículos con matrículas de diferentes regiones y nacionalidades, restaurantes rebosantes, alegría, movimiento..